CENTRO DE MEDELLÍN un mapa para perderse

Jardín Botánico

Trece hectáreas de un laboratorio viviente

Dormir plácidamente bajo la sombra de un árbol de mangos, hacer pícnic junto al lago o encontrarse con una iguana que camina libremente entre los arbustos; el Jardín Botánico permite una conexión con la naturaleza. Un fragmento de la ciudad que durante más de cien años ha mantenido su esencia como espacio público.

Hoy el Jardín Botánico está científicamente organizado, un museo vivo con sus colecciones localizadas. El Jardín de Palmas tiene más de 120 especies; el Jardín Vertical es un muro vegetal sembrado con orquídeas, helechos y bromelias; en la Casa de las Mariposas se exhiben ejemplares vivos; en el Jardín del Desierto hay una gran colección de plantas de ecosistemas áridos; la laguna Francisco José de Caldas es la misma donde iba a pescar y a remar la gente hace cien años; el huerto medicinal tiene plantas con valores curativos, y algunas que se consideran mágicas y religiosas; el Patio de las Azaleas está florecido la mayor parte del año; el Orquideorama es una de las estructuras más imponentes de la ciudad y en su interior está el Zamial, con una colección de plantas de gran importancia biológica consideradas “fósiles vivientes”; y en el edificio científico se alberga una biblioteca con la segunda colección de libros de botánica más importante del país y un herbario donde se guardan más de sesenta mil especímenes secos.

Jardín Botánico

 
LEA MÁS... Un bosque centenario   - Silvia Córdoba
Ingresar
Cohete.net
Cohete.net