CENTRO DE MEDELLÍN un mapa para perderse

Abierto hace casi dos siglos, este camposanto pasó de cementerio de los pobres a parque patrimonial

En el lugar donde antaño se encontraba la vieja Capilla de Felipe Sosa, el 7 de enero de 1828 fue inaugurado el Cementerio de San Lorenzo, en la parte más alejada del centro de la Villa. Fue construido en zona despoblada de la ladera oriental, previendo que siempre llegara el sol, según las normas de las Leyes de Indias. Ese lugar era conocido como Camellón de La Asomadera y su vía de acceso, después de construido el cementerio, tomó el nombre de Puerto de la eternidad.

Por más de una década sirvió de necrópolis a toda la población, hasta que los mandamases, en 1844, promovieron un nuevo panteón por los lados del Llano de los Muñoz, al norte de la villa. Desde entonces entró en decadencia y se le otorgó el título de cementerio de los pobres.

Jairo Osorio describe el cementerio en Niquitao: Una geografía de cruces: “Al fondo, las bóvedas de estilo inglés, ovaladas en su parte superior, identificaban los vestigios del anfiteatro municipal. La hilera de columnas de adobe cocido, pegados a la usanza con mortero de cal y sangre de res, se resiste cien años después, a caer sobre el olvido total. La madera todavía hoy las amarra a lo largo y en ambos lados del arco de entrada. Incluso, el visitante puede imaginar aún, por entre los corredores, deambulando sobre los escombros, en busca de osarios para surtir nuevas facultades, a los estudiantes vestidos con sombrero de copa y chalequito de paño”.




Fotografía por Jairo Osorio

Centro de Medellín
 
Ingresar
Cohete.net
Cohete.net